Destacadas Superliga 

¡Clásico empatado!

Belgrano y Talleres empataron sin goles en el derby de Córdoba.

La T mereció más por ocasiones de gol y no le dieron un penal claro. El Pirata al menos rescató un punto.

Por tercera vez consecutiva la “B” y la “T” igualaron. Cada uno tuvo su tiempo, pero ningún pudo marcar. Jugaron en el Gigantesco de Alberdi, frente a 30 mil personas.

No hubo caso. En el tercer superclásico de Córdoba tras el regreso de los albiazules a Primera siquiera hubo un campeón. Belgrano y Talleres empataron 0-0 en el Gigantesco de Alberdi por la sexta término de la Superliga.

En un partido donde se repartieron un tiempo para cada uno, ningún pudo aclarar el tanteador y terminaron repartiendo puntos.

Así, tanto Sebastián Méndez como Frank Darío Kudelka siguen invictos en superclásicos cordobeses, aunque sin triunfos.

El exposición del clásico:

El clásico de Córdoba arrancó con todo. Con los dientes apretados. Con mucho dominio desde las tribunas y los histerismo de punta por ver a Belgrano y Talleres.

La pelota, al principio, era propiedad del Pirata. La velocidad de Sequeira, los pies de Brunetta y la peligrosidad de García hacían entusiasmar a los hinchas celestes.

Por el flanco de la “T”, cuando el balón pasaba por Reynoso había una sensación que poco podía ocurrir. Por los costados se mostraban y a veces pasaban Rojas y Palacios, quienes durante esa primera parte intercambiaron bandas.

Belgrano lo jugó con todo. Cada vez que “raspaban” Lértora o Martínez, el sabido pirata enloquecía. Agradecía la entrega. Porque así se juegan los clásicos.

En esta primera etapa, Belgrano jugó mejor. Tuvo más situaciones de gol. Epifanio tuvo un mano a mano que ganó Herrera y Brunetta impactó un buen centro de Vidriera que se fue muy cerca.

¡Era penal para #Talleres! Benítez tocó la pelota con la mano pero el árbitro Penel interpretó que no fue intencional.

El inicio del segundo tiempo arrancó mejor Talleres.

Con el dominio de la pelota y aprovechando el callado de Belgrano. Y la “T” tuvo una clarísima a través de Komar, pero apareció la gran figura de Acosta para auxiliar sobre la recorrido el curva celeste.

Los minutos pasaban y pasaban, y los arcos seguían allí de ser vulnerados. Los dos equipos jugaban a no equivocarse.

Sobre el final, quedó la sensación de que la “T” terminó mejor. Es más, “el Enano” Ortiz inquietó a todos en Alberdi cuando un remate suyo rebotó en el travesaño. El uhhh que bajó de las tribunas fue de alivio, por el gol que se perdió Talleres.

Con la dorso de Matías Suárez (entró por Brunetta), la “B” buscó tener más esparcimiento. Pero no hubo caso. Le costó generarlo al Pirata.

Fue un tiempo para cada uno. El primero fue de Belgrano y el segundo para Talleres. El 0-0 final dejó con un placer a fósforo en la boca a los dos. Un triunfo para cualquiera de los dos hubiera sido un gran envión espiritual para lo que viene. Pero nadie se quedó con el clásico cordobés, que tuvo más color en la tribunas que buen esparcimiento internamente del campo.

Dejá tu comentario

Post Sugeridos